Seré sincero con ustedes, no recuerdo exactamente el nombre de esta mansión embrujada en Guadalajara, pero seguramente si viven por allá o conocen esa zona me podrán decir cómo se llama ese lugar. Lo que sí puedo asegurarles es que esta historia es real, y será bueno leerla, ya que si les gustan las historias de terror para contar. Está será una historia de terror que podrán compartir.

La mansión embrujada en Guadalajara

Hace unos meses nos invitaron a tocar a un lugar en Guadalajara, el cual es una vieja casa muy grande la cual pareciera que están intentando mantener en pié. Al ingresar en la parte inferior hay una cafetería y en la parte superior está abandonado pero lo utilizan para llevar grupos de rock y aprovechar para sacar un poco de dinero.

Al llegar a esta mansión, empezamos a preparar nuestros equipos para el evento de la noche, el cual empezaría a eso de las 10:00pm. Mientras tanto dos pequeños los cuales son hijos del dueño de la cafetería, subieron a ver cómo hacíamos las pruebas, mientras corrían y jugaban por el lugar. –Lo cual no nos molestó por que eran unos niños agradables-.

Inicia el evento

Total que entre una cosa y otra llegó la hora del evento y nos centramos en lo nuestro, olvidándonos de los niños y todo lo demás, pues era hora de dar un buen show.

Así pasaron las horas y como a las 3:00 de la mañana, la gente ya estaba partiendo y el grupo decidió tomarse unas cervezas al rededor de una pequeña fogatilla que habíamos hecho, y platicabamos precisamente de cosas de terror y sucesos paranormales vividos, ya saben «de esas historias de miedo para contar en la obscuridad» cuando estás con tus amigos.

Sin embargo lo mas irónico es que yo no creo en nada de eso, pero bueno si me parece divertido para imaginar un poco.

Recomendado para ti  El Exorcismo de Verónica en la CDMX

Hora de descansar

Al final, la persona de seguridad nos dijo que tenía que irse ya a descansar, que si íbamos a irnos a dormir a algún hotel o si gustábamos podíamos quedarnos a dormir en la casa. La única condición que puso el guardia fue que por seguridad debía poner candado al portón y sonriendo nos dijo, y a veces dicen que está es una mansión embrujada y aquí espantantípico de todo lugar ¿no?, eso pensé – .

Y bueno, como estábamos tan cómodos tomándos unas cervezas y platicando a gusto, decidimos que podíamos dormir ahí en el lugar sin problema.

Minutos después mientras seguíamos platicando, escuchamos cómo unos niños corrían y reían en el piso de arriba. y entonces pensamos: «¿Enserio los hijos del de la cafetería siguen aquí?.. ¿Acaso su papá no les dice algo o les permite estar hasta estas horas de la noche en esta casa?».

Hora del Juego

Entonces uno de mis compañeros dijo: Vamos a subir a buscarlos, pero vamos a espantarlos, tu subes por un lado y yo por otro, así cuando yo suba y haga ruidos extraños de monstruo para espantarlos, ellos correrán hacia ti y tu harás lo mismo. – y bueno, la verdad me pareció divertido

Así que subimos con mucho cuidado y empezamos a buscarlos en las habitaciones abandonadas que hay arriba, pero no vi nada, aun que se seguía escuchando como si en alguna parte de ese lugar estuvieran riéndose en voz baja.

Total que caminé hasta el punto que mi compañero y yo nos encontramos, y me dijo que no los veía, pero que los seguía escuchando.

Fue en ese momento cuando ambos sentimos como su alguien pasara a nuestro lado. –Enserio que se escucharon unos pasos-, me dijo. A lo que respondí que quizá los habíamos escuchado muy cerca por el eco del lugar y por qué está vieja la mansión y bueno, justifiqué de forma lógica lo que acababa de ocurrir – no podía aceptar que estuviéramos en una mansión embrujada-.

niño fantasma casa embrujada

Total que mientras tratábamos de buscar una explicación, escuchamos de nuevo las risas y las pisadas ahora en el piso de abajo, por lo cual pensamos que ya habían bajado y estaban con los otros integrantes de la banda.

Recomendado para ti  La Ouija que se negó a partir

Nos dirigimos hacia abajo y nuevamente sentí como si alguien pasara a nuestro lado pero ahora se sintió un pequeño empujón, – como cuando pasa un niño corriendo a tu lado y choca en tu pierna y no se detiene

Yo me saqué mucho de onda y si sentí algo de miedo al momento, pero preferí no decir nada, así que seguí de frente a las escaleras. – mi compañero me preguntó si estaba bien, y respondí que sí, que solo había escuchado un pequeño ruido

Al bajar preguntamos si estaban ahí los niños, y los demás integrantes respondieron que no, que de echo pensaban que ya estábamos jugando con ellos arriba, por qué se seguían escuchando las pisadas cuando pasaban corriendo.

Les comentamos que nosotros habíamos escuchado sus risas abajo, y dijeron que no, – me parece que pensaron que queríamos espantarlos – pero al ver que no bajaban los niños y seguían escuchándose risas y pisadas, optaron por simplemente decir que era hora de dormir.

Hora de dormir

Todos concordamos que si, que ya era hora de descansar, ya habían sido muchas historias de terror para contar, mucho rock y mucho alcohol.

Total, todos nos acomodamos en nuestras respectivas bolsas para descansar y listo.

Aproximadamente a los pocos minutos escuche nuevamente una carrera muy rápida en el piso de arriba y de pronto un escalofrío recorrió mi cuerpo al sentir como si alguien estuviera parado a mi lado, observándome y respirando cerca de mi rostro.

Enserio les juro que sentí como cuando alguien respira pero su aliento es frío. Ló único que pude hacer –ya que realmente no se veía ni había alguien al menos físicamente ahí parado – fue taparme hasta el rostro e intentar dormir.

A la mañana siguiente

A la mañana siguiente tratando de encontrar una explicación para mi mismo. Les dije a los muchachos; «Que raro estuvo eso de los niños, ¿no?. Quizá si tienen un cuarto aquí arriba y no lo vimos, Quizá era una habitación que estaba cerrada por la hora y los niños acostumbran a desvelarse y a jugar hasta tarde».

Recomendado para ti  La Moira (CDMX) - Parte 1

Todos dijeron si, quizá eso es, «ya cuando llegue el guardia de seguridad le preguntamos», dijo uno de mis compañeros.

Al llegar el guardia de seguridad, quitó el candado y se acercó a nosotros, para preguntarnos como habíamos descansado y le dijimos que bien pero que los hijos del señor de la cafetería habían estado jugando hasta tarde.

Nos miró con extrañeza y dijo.. que raro, según yo los niños se fueron un poco antes de que iniciara el evento, les dije que esta es una mansión embrujada y que en ocasiones espantan a la gente.

La verdad en ese momento ya nos quedamos muy sacados de onda, queríamos dar explicación a las cosas pero no podíamos.

Bajamos con el dueño de la cafetería y le preguntamos si sus hijos no se habían quedado hasta tarde en la casa, y nos dijo que no, que les había dado sueño un poco antes del evento y los había llevado a su casa, por que era la hora en que habitualmente ellos dormían.

Solo dijimos: Ok, gracias! y nos fuimos sin decir más. Fue un buen evento y concluyó con una experiencia sobrenatural muy extraña pero interesante. De esas que sabes qué puedes contar en la oscuridad mientras convives en familia o con los amigos.

Compartido por: Erick Rojas / CDMX

Si te gustó este relato de terror, te invitamos a visitar nuestra sección de historias de terror reales, en donde subimos constantemente narraciones de sucesos paranormales reales que le han ocurrido a personas como tú y como nosotros a lo largo del mundo.

De igual forma puedes suscribirte a nuestro newsletter para estar al tanto de mas escritos que lleguemos a subir o a nuestro canal de youtube.

Hasta la próxima.