Durante una noche de Julio de 1971, la tamalera de Portales, de nombre María Trinidad Ramírez Poblano, decidió acabar con el abuso que ella y sus cinco hijos sufrieron por parte de su esposo, el señor barbero Pablo Díaz. Durante el día del suceso, Pablo había propinado los ya recurrentes ‘cinturonazos’ a los tres vástagos más pequeños de la mujer, dejándoles marcas en su cuerpo y marcando aún más las de días anteriores. 

Historia de la tamalera de Portales

La tamalera esperó a que su esposo durmiera, una noche en la que su frustración y angustia no pudieron contenerse, decidió agarrar un bate de béisbol y arremeter 3 golpes a su cabeza. El hombre no pudo levantarse. Los relatos de la prensa refieren que al ver a su marido ensangrentado e inconsciente, la mujer, con la cabeza fría y el cuerpo tembloroso, tomó la decisión más difícil de su vida: descuartizar el cuerpo, meterlo en algunos costales de la Conasupo que tenía para trasladar la hoja de maíz con los que envolvía los tamales y tirar los restos en la calle.

La mañana del 19 de julio de 1971 fue la fecha en la que se desató el escándalo, algunos de los restos del otrora peluquero fueron hallados a un lado de una casa marcada con el número 508, en la calle Sur 71-A de la colonia Justo Sierra. La investigación llevada a cabo por el entonces jefe de la policía del Distrito Federal, Daniel Gutierrez, inició con el interrogatorio a la sirvienta de la casa en cuyo costado se encontraron los restos de Pablo, quien confesó que movió el costal pensando que contenía pollos muertos encontrando los restos humanos, por lo que dio aviso a las autoridades.

Investigación del caso de la Tamalera de Portales

qqmBCdJpUuamNKmxTAft7c6Bk67gv5pI80E08PzaP6EDqwTDqGUwaJMcwE1k7S9klJMfy1Dlzf A3biaDCRblF82Evz5iHs qgPGfUi1XZsLVzbQGCDOjKq1ktP9lTN Qj5wanD

El Servicio Secreto tomó muestras en la casa para buscar una identidad por medio de las huellas dactilares, lograron encontrar unas e identificaron al barbero dentro de su base de datos. Se podía ver que Pablo tenía antecedentes criminales, en su mayoría por robo. La investigación llevó a la policía hacia la casa de María Trinidad, quien vivía en la calle Pirineos 15 Bis de la colonia Portales, a donde había llegado procedente de Tequixquiac, Estado de México.

Recomendado para ti  La terrorífica historia de la asesina Delphine Lalaurie

Los detectives se llevaron la sorpresa, debido a que la esposa confesó su crimen sin remordimiento, argumentó que llevaba años bajo el abuso de su marido, al igual que sus cinco hijos. También confesó que escondió la cabeza de Pablo en una bote tamalero, escondido debajo de la cama de sus hijos, esto fue por que dicha parte no cupo en la bolsa donde se encontraban los restos. Se especuló que la señora había usado los demás restos del esposo para cocinarlos y venderlos dentro de sus tamales, esto es así gracias al testimonio del jefe de policía, en el que afirmaba haber encontrado la cabeza hervida de su esposo, aunque se encontraba encerrada en un recipiente con agua para prevenir la descomposición o sus malos olores. 

La tamalera de Portales no tuvo piedad

La declaración de la tamalera de la Portales, que en ese entonces varios periódicos retomaron al pie de la letra, aún causa escalofríos: dio tres batazos al hombre, aún con vida le cortó las piernas con una segueta, por lo que murió desangrado, y posteriormente cortó trozos del cuerpo con un hacha. El ruido no despertó sospechas, pues era el proceso que habitualmente realizaba para destazar los pollos o pedazos de carne de res con los que rellenaba los tamales que vendía.

El día 29 de julio de 1971, María Trinidad Ramírez Poblano fue sentenciada a 40 años de prisión por cargos de homicidio, violación a la Ley General sobre Inhumaciones y Profanación de Cadáver. Al final terminó purgando 20 años dentro del Centro de Reclusión Femenil en Tepepan, Xochimilco, además de haber estado también en Santa Martha Acatitla. La señora falleció en el año 1995, en Tequixquiac, Estado de México. Ahí regresó después de cumplir su condena, pero además de su muerte, no se volvió a saber nada de ella, tampoco de sus hijos. 

Reportaje La tamalera de portales.

Esperamos que hayas disfrutado leer sobre la Tamalera de Portales, ¡Muchas gracias! Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook y Canal de Youtube, en los cuales subimos contenido de terror regularmente. Si quieres ver contenido relacionado, da click aquí para entrar a la sección completa de historias de terror. Si te interesan más los temas relacionados a hechizos y conjuros, de igual forma contamos con una sección que seguramente te parecerá interesante.