Luz de Vida - la 3ra vez que morí
La primera vez que morí – Podcast al final de este artículo

La primera vez que morí fue a los meses de haber nacido. Resbale de los brazos de mi madre en la bañera y eran tan pequeños mis pulmones que al primer sorbo de agua con jabón colapse. Pero ella no se percató; Y es que son tantas las almas perdidas que es tan en busca de cuerpos libres, que al primer descuido que se tenga pueden tomar nuestro lugar, nuestro cuerpo y hacer al espectador creer que nada grave ocurrió.

La segunda vez que morí fue a mis 9 años. Salí a jugar con mis amigos y de pronto se le pasó la mano en el juego a mi mejor amigo aventando mi cabeza contra una roca y matándome una vez mas durante unos segundos.

Al llegar a casa mi madre notó que traía un fuerte golpe en la cabeza pero le dije que estaba jugando con mis amigos y me había caído, la abrace y su calor se sintió como si hubieran pasado años sin haber vivido un momento así.

La tercera vez que morí fue ya a mis 27 años, mientras caminaba por una calle obscura.
Unos tipos aparecieron e intentaron robar mis cosas, e intenté resistirme, sin embargo un golpe en la cien me desconectó por completo.

Esta vez el proceso fue un poco mas lento, quedé tirado en la calle por unos minutos hasta que otro espíritu tomó posesión. Esta vez fue un poco mas claro lo que ocurría, pues sentía un escalofrío intenso por todo el cuerpo y no recordaba nada al momento. Me sentía entumido como si en muchos años no hubiera caminado ni movido las piernas.

Recomendado para ti  La Leyenda del Nahual

Fue entonces cuando comprendí que algo extraño había ocurrido, pues a pesar de lo que acababa de pasarme, sentía la brisa del aire helado como un regalo. las luces de la avenida que se encontraba a lo lejos me parecían algo para disfrutar.
Así, al poco rato, todo era «normal» pero al mismo tiempo extraño, ya que; lo que sentía, lo que miraba, lo que olfateaba, todas las sensaciones, eran como si lo estuviera viviendo por primera vez.

¿Sabes como?, como si fuera mi cerebro con todo el conocimiento almacenado, pero al mismo tiempo alguien mas viviendo todo a través de mi por primera vez.

Así como yo seguramente tu has muerto muchas veces, pero quizá ni siquiera te has percatado de esto. Tu alma no es la del mismo ser que llegó a este mundo hace años.

El niño de 14 años ya no existe, el está muerto y en su lugar y en el lugar de muchos viajeros ahora te encuentras tú, con toda la experiencia que te han heredado, e intentado subsistir en este bizarro, bello y al mismo tiempo monstruoso mundo.

Y es que debes saber; que este cambio de alma o espíritu -como le quieras llamar- es tan rápido que ni siquiera te percatas, solo sabes que algo dentro de ti ha cambiado. De pronto esas cosas insignificantes se vuelven importantes. Aquellos momentos que pasaban desapercibidos en tu vida ahora de pronto vuelen a tomar un sentido.

Muchas veces mueres mientras duermes, solo o al lado de tu ser amado. Quizá solo un fallo en el corazón, quizá te ahogaste por cenar tanto y estabas tan dormido que no reaccionaste a tiempo… ¡Quizá, por tantas razones mas!

Recomendado para ti  Origen de la noche de Halloween

¿Cómo saber si he muerto?

Si te preguntas como lo puedes saber, como saber si esto te ha ocurrido a ti. Te puedo decir que es sencillo, solo debes prestar atención a estos síntomas:

  • De pronto te percatas que disfrutas cosas que antes ni siquiera te interesaban.
  • Tus fobias van cambiando; disminuyendo o aumentando
  • Te miras fijamente al espejo y no te reconoces –como si tú fueras alguien mas-.
  • En algún momento notas marcas en tu cuerpo que antes no tenías.

Así como estos hay otros puntos que te pueden hacer saber si has muerto una o mas veces desde que llegaste a este mundo.

Si los descubres, si notas algo mas, me gustaría saberlo, quizá en algún momento tu y yo hemos coincidido en tiempo y espacio.

Si decides hacerlo, si decides compartir tu experiencia el día de mañana y notas en mi; Desánimo al responderte. Quizá entonces sea alguien mas quien habite ahora este cuerpo.

Así que disculpa si de pronto la apatía o alguna razón mas no me permite leerte ni escucharte.

Me despido por hoy y espero leerte mañana, y digo espero ya que no debes olvidar que es muy común que el ser que abraza a tus seres queridos por la noche nunca será el mismo que fue por la mañana.

Por: Marduk 9

Si te gustó este relato de terror, te invitamos a leer: